Muerte de jóvenes impide a Brasil de tener una mejor esperanza de vida

20161130

Indenizações por acidentes com automóveis

La mortalidad de jóvenes por causas externas –como accidentes de tráfico y violencia– es el principal factor que reduce la esperanza de vida en BrasilArquivo Agência Brasil

La mortalidad de jóvenes por causas externas –como accidentes de tráfico y violencia– es el principal factor que reduce la esperanza de vida en Brasil y la mantiene lejos de la registrada en países desarrollados.

La evaluación la hizo el investigador Márcio Minamiguchi, integrante del equipo del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) que divulgó este jueves (1.º) la Tabla Completa sobre la Mortalidad en Brasil referente al 2015.

El estudio muestra que la esperanza de vida de los brasileños nacidos en el 2015 es de 75 años, cinco meses y 26 días, lo que supone un aumento de 30 años en comparación con el 1940.

Los datos también revelan, sin embargo, que las posibilidades de que un hombre muera entre los 20 y 24 años se volvieron 4,5 veces superiores a las de una mujer en el mismo grupo de edad, contra solo 1,2 veces en 1940. Aún según el instituto, el fenómeno es más común en países que han experimentado un rápido proceso de urbanización y formación de metrópolis, como Brasil.

“La mayor parte de las muertes por violencia y accidentes de tráfico se concentra entre los hombres”, dijo el investigador. En su opinión, esos factores amplían la brecha que ya se observaba por otros motivos. “Los hombres son más propensos al alcoholismo, al tabaquismo, al consumo excesivo de calorías y a conducir a alta velocidad”.

Las diferencias entre Brasil y los países desarrollados respecto a la esperanza de vida no se explican solamente por esos hechos. Datos como la tasa de mortalidad infantil y el acceso a servicios de salud por parte de la población anciana muestran que la diferencia puede ser observada en todas las edades. “Tenemos que poner en marcha un amplio proceso que nos permita estar a la par con los países desarrollados. Pero la brecha ya ha disminuido considerablemente”.

Traducción: Lucas Magdiel

Be the first to comment

Leave a Reply

Seu e-mail não será publicado.


*