Mangueira cierra el desfile de las escuelas de samba de Río de Janeiro

20170228

Rio de Janeiro - Desfile da escola de samba Mangueira, pelo grupo especial, no Sambódromo (Fernando Frazão/Agência Brasil)

Mangueira cierra el desfile de las escuelas de samba de Río de Janeiro.Fernando Frazão/Agência Brasil

En otra noche de problemas con carros alegóricos y heridos en el Sambódromo de Río, Mangueira y Portela terminaron el desfile de las últimas seis escuelas del Grupo Especial como fuertes candidatas al título.

La primera en pasar por la Avenida Marquês de Sapucaí la noche del lunes (27) fue União da Ilha. La escuela apostó por carrozas gigantes para abordar el tiempo en su enredo, que se iniciaba con el mito angoleño de Nzara Ndembu. Su primer carro se destacaba por los 18 metros de altura.

El penúltimo carro, sin embargo, tuvo problemas ya al entrar en el Sambódromo y terminó provocando un agujero en el desfile, un error considerado grave si pasa en frente de las cabinas de jurados. A la salida, de nuevo el coche obstaculizó el paso, y la escuela tuvo que correr para finalizar la presentación en el tiempo límite de una hora y 15 minutos.

São Clemente optó por un desfile relajado y colorido para contar la historia que antecedió la construcción del Palacio de Versalles. En aquella época, un alto funcionario de la corona francesa construyó un palacio incompatible con sus ingresos, y el rey, enojado, ordenó que se construyera uno más grande.

Con bellos carros y trajes de estilo marroquí, Mocidade Independente de Padre Miguel rescató historias de las mil y una noches y sacudió al público. Uno de los aspectos más destacados fue la alfombra voladora que despegaba de la comisión de frente y hacía un Aladdín volar sobre las gradas. El coreógrafo Saulo Finelon celebró el éxito del aeromodelo.

Unidos da Tijuca entró en la avenida con un enredo en honor al músico Pixinguinha y a Louis Armstrong, incluyendo referencias a nombres más recientes de la música estadounidense, como Beyoncé y Whitney Houston. Sin embargo, la parte superior de una carroza se hundió sobre los ocupantes, y los bomberos tuvieron que realizar el rescate en medio del desfile. La escuela tuvo que cambiar su evolución y el orden de las alas debido a la paralización de la carroza. Cinco personas fueron hospitalizadas.

Portela hizo un desfile que terminó con gritos de “Es campeona!” y contó la relación histórica entre la humanidad y los ríos, también a través de leyendas y religiones. La escuela protestó contra la tragedia ambiental causada por la rotura de una presa de residuos minerales de la compañía Samarco, que destruyó comunidades y dejó muertos y heridos en Mariana, estado de Minas Gerais.

Mangueira, la ganadora del año pasado, cerró la noche con un enredo sobre los santos que reúnen a devotos en Brasil y emocionó al público con grandes alegorías como las de Nuestra Señora Aparecida, Yemanjá y San Jorge.

El uso de imágenes religiosas ya fue motivo de controversias entre escuelas de samba y la Iglesia Católica de Río de Janeiro, pero el carnavalesco Leandro Vieira cree que el desfile de Mangueira en 2017 ayuda a cambiar eso. “Es el carnaval reconciliándose con la iglesia. Religión es cultura popular”, dijo Vieira, que oyó gritos de “bicampeona” de miembros de la escuela y de las gradas.

Traducción: Leonardo Vieira

Be the first to comment

Leave a Reply

Seu e-mail não será publicado.


*